LOS BOLOS EN MONTEJO DE SAN MIGUEL

Julio Garcia/ diciembre 19, 2016/ / 0 comments

Montejo de San Miguel es un pequeño pueblo del Valle de Tobalina con una larga tradición en el juego de los bolos. Conserva uno de los juegos más bonitos de la comarca. Todo el juego de bolos está rodeado de una pared de piedra de más de un metro de alto rematada con unas grandes piedras a modo de encimeras y unos adornos troncopiramidales a ambos lados de las puertas, el conjunto es una interesante obra de cantería rural.

Actualmente se encuentra en perfecto estado de conservación. En los meses de verano se suelen “echar” partidas todas las tardes.

Aunque se está generalizando el nombre de bolera, en Montejo de San Miguel, y en todo el entorno, a este recinto siempre se le llamó“el juego bolos”.

LOS JUGADORES

Después del duro trabajo en el campo, ya que todos en el pueblo eran labradores, salvo el cura D. Felipe que también era aficionado, el juego de los bolos era un momento de disfrute, un desahogo.

Jugadores de prestigio en los años 40 fueron Acacio Salazar y Arturo Gobantes. La siguiente generación estuvo formada por Julio García, Victoriano Salazar y Eusebio Guinea y más recientemente Manolo Martínez.

Julio García, también conocido como El Rizoso, fue uno de los mejores jugadores de la comarca, tenía un estilo elegante como pocos, levantaba mucho la bola por detrás y la lanzaba rasante con fuerza y precisión, era un espectáculo verlo jugar. En su cuadrilla, si era necesario, él era el que se jugaba el mico a calva. Realizando exhibiciones de lanzamientos a calva colocaba el mico “a la sombra de un bolo”, el mico estaba separado del bolo la longitud de éste, era capaz de derribar el mico sin tirar el bolo describiendo con la bola una amplia parábola. En su equipo siempre tiraba el último para organizar y aconsejar a los compañeros. Otra razón para tirar el último era su temple ante jugadas de responsabilidad para ganar un juego, necesidad de tirar el mico o volver con unacuatrada, sus compañeros sabían que dejaban en buenas manos jugadas comprometidas y que a otros los nervios les podían jugar una mala pasada.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*