Lo que se puede ver

El edificio que alberga el Museo tiene 200 años y su función era la de almacenar los productos de un labrador importante. Estaba compuesto de lagar, bodega, granero y pajar.

En la entrada del Museo vemos la piedra de un molino y la piedra de una prensa de viga. Las dos piedras representan la antigua economía de la zona que se repartía a partes iguales entre el cereal (pan) y la viña (el vino, el chacolí). “Con pan y vino se anda el amino”.

EL LAGAR

La primera estancia es el portal y en él está alojado el lagar con dos enormes tinas de pisado y una presa de doble husillo como elementos principales.

LA BODEGA

Es subterránea con una bóveda de piedra de excelente factura. Destacan seis cubas de grandes dimensiones originales (S. XIX) acompañadas de espitas, garrafones y botellas de distintas formas y capacidades. Varios pellejos (odres), el fuelle de hincharlos, la alquitara de destilar el orujo, candiles…

LA VIVIENDA

Está recreada en lo que en su día fue el granero. Una vivienda típica con todas sus estancias: cocina, comedor, sala de estar, dormitorio y despensa. Cada ambiente está profusamente equipado con todo tipo de enseres propios de principios del S. XX.

LOS OFICIOS

En la zona alta, que antiguamente estaba destinada a pajar, es donde se han ambientado los oficios más habituales en la comarca. Hay una amplia representación de ellos: labrador, tejero, albañil, cantero, leñador, carbonero, resinero, cubero, carpintero, carrero, herrero, pesas y medidas, caza y pesca, colmenero, la lana y el lino, la iglesia, la escuela, los juegos tradicionales de adultos y los infantiles, las hierbas medicinales…

EL MUSEO DE MAQUINARIA AGRÍCOLA

En una nave cercana construida con la antigua técnica de carpintería de armar se exponen máquinas, herramientas y aperos propios de la primera mitad del S. XX todos ellos movidos por tracción animal o por las propias personas. Una importante muestra de arados, gradas, trapas, segadora, atadora, beldadora, trilladora, molino…

EL MUSEO AGRÍCOLA VIVO

En el terreno aledaño se siembran todo tipo de cereales, forrajes, legumbres y otros productos hortícolas de antaño que el visitante puede ver según la estación del año.

También hay dos pozos, en uno se ha instalado un cigüeñal o pingoste y en el otro una bomba de sacar agua de brazo largo.

Las visitas tienen una duración de algo más de una hora y se realizan guiadas por personal cualificado.